Leyendas  

Nicaragua posee una gran cantidad de leyendas y cuentos populares, muchos de ellos de origen precolombino y otras que son adaptaciones de viejos relatos orales de españoles.

La conversación es un arte para los nicaragüenses. No es de extrañar la gran riqueza de su tradición oral.

Algunos de los personajes populares de las llamadas leyendas son: La carreta nahua, el padre sin cabeza, la cegua, la sucia, el cadejo y el caballo del coronel arrechavala. Hoy en día se sigue tomando como una tradición muy importante en los pueblos contarles estas leyendas a los niños para entretenerlos o asustarlos.

También hay algunos personajes míticos en las diversas zonas del país como lo son: la dama del lago en granada, la fantasma del castillo de la inmaculada en el río san juan, la sirena de la laguna verde en Ometepe.

En Nicaragua también abundan las leyendas de fantasmas y la creencia en la magia es bastante frecuente en algunas zonas.

El curanderismo es algo que aún se practica y es muy común en el pueblo de niquinohomo y también entre los indígenas mayangnas y misquitos, que generalmente prefieren acudir a sus chamanes tradicionales antes que a la medicina regular, en la cual no creen o confían.

Tradiciones

Entre otras cosas, los nicaragüenses son grandes amantes de las fiestas, es muy frecuente que celebren reuniones en las casas con cualquier motivo: cumpleaños, bodas, despedidas, bienvenidas, etc.

También, una forma de diversión muy frecuente en los nicaragüenses es pasar el día en los centros recreativos o campestres donde acuden con toda la familia a pasar un rato tranquilo comiendo, bebiendo y conversando.

Y por último, una de actividades sociales más importantes son las velas de los difuntos, que generalmente se dan en las propias casas y con el difunto de cuerpo presente. Se reúnen enormes cantidades de gente y platican horas mientras familiares sirven café, pan o refrescos.