Reserva Natural Cerro Arenal

Reserva Natural Cerro Arenal

Nos dirigimos a la Reserva Natural del Cerro El Arenal a unos 15 kilómetros de la cabecera departamental Matagalpa Ciudad, a medida que nos acercamos a la Reserva por la carretera de Matagalpa hacia Jinotega, el clima se va haciendo más fresco, nos va envolviendo una niebla y nos parece estar en medio de una postal propia de un cuento. Altas montañas, hasta de 1.500 metros de altura, panorámicas espectaculares, cultivos de flores y hortalizas a ambos lados de la carretera, comunidades indígenas y comunidades que todavía mantienen algunos rasgos que nos indican de la presencia de colonos alemanes en la zona.

A unos 13 kilómetros de la ciudad de Matagalpa dentro de la reserva natural es parada obligatoria el mirador del Cerro Partido, donde en un día claro se puede llegar a divisar la cordillera volcánica de la zona del Pacifico. En el mirador se encuentra un restaurante fundado por un inglés.

La reserva fue declarada área protegida en el año 1991.

La reserva natural está ubicada en medio de dos cordilleras, la Isabelia y la Dariense, existen una diversidad de rutas adecuadas a la demanda de los visitantes, desde las más cortas hasta las más dificultosas. Usted podrá caminar entre bosques de nebliselva, y observar la riqueza de su fauna; gran variedad de aves, como quetzales, y si tiene suerte podrá ver monos. Existe una gran variedad de flora, como el Roble centenario, el más antiguo del país, que cuenta con más de 500 años de historia, una altura de unos 40 metros y un diámetro de más de 2 metros y medio.

La zona donde está ubicada la Reserva se ha ido desarrollando en el turismo rural sostenible, turismo agroecológico, turismo rural comunitario y responsable, que ofrece estadía dentro de las fincas con servicios completos de alojamiento, comida y tour por la reserva de acuerdo a los intereses del visitante. Disfrutar de la naturaleza desde adentro, conocer sus riquezas, acercarse a la producción de hortalizas o hacer el tour de las flores de manos de los guías comunitarios, disfrutar de la comida auténtica y de una taza de café recién hecha con uno de los mejores granos del país, esto y más ofrece la Reserva Natural del Cerro de los Arenales. También puede acercarse a la comunidad de Aranjuez, dentro de la Reserva y conocer de cerca la elaboración de artesanía de henequén.