Reserva Natural Datanlí-El Diablo

Reserva Natural Datanlí-El Diablo

La Reserva Natural Datanlí-El Diablo está situada a 27 kilómetros al este de la ciudad de Jinotega y destaca por ser uno de los patrimonios biológicos más ricos donde habitan uno de las mayores cantidades de especies endémicas de todo el país.

Los habitantes de la reserva han sabido encontrar el equilibrio entre el cultivo del café, granos básico y hortalizas y el respecto y preservación del medio ambiente, desarrollando iniciativas de turismo rural comunitario, fincas agro turísticas y eco albergues que pretenden dar a conocer las bellezas de la reserva partiendo del compromiso de conservación.

En la Reserva crecen alrededor de 80 especies de árboles y unas 21 especies diferentes de orquídeas. Se han contabilizado 90 especies de aves, destacando entre ellas el quetzal o el pájaro campana, ambos en peligro de extinción. Existen 75 especies de caracoles, 28 especies de mamíferos, como el mono congo, el jaguar o el gato de monte, 26 especies de serpientes y 12 especies de anfibios, donde destaca la rana oji verde.

Fue declarada área protegida en el año 1991 y tiene una extensión de 58 kilómetros cuadrados.La palabra “Datanlí” de origen indígena significa “por donde bajan las aguas”.

La Reserva Natural Datanlí-El Diablo es una de las única reservas que ofrece a sus visitantes una interconexión de 4senderos que permite pasarse 5 días sin salir de la reserva conociendo y disfrutando de la naturaleza y la tranquilidad y hospedarse en cualquiera de las fincas agroecológicas y eco albergues que ofrecen unos servicios de alta calidad.

La comunidad de la Fundadora, situada en la entrada sur de la Reserva (kilómetro 144 del empalme La Fundadora), desde sus inicios ha tenido una gran variedad de propietarios nacionales e internacionales, desde ingleses a alemanes, hasta el dictador Anastasio Somoza convirtiéndose en cooperativa después del triunfo de la Revolución en el año 1979.

Aquí podemos subir al Cerro de Los Números, que aparte de ofrecernos unas vistas panorámicas impresionantes también nos ofrece la posibilidad de conocer los petroglifos de números grabados en piedra.

En la misma zona de la Fundadora podemos decidirnos por una excursión entre bosques de nebliselva para llegar al Salto de la Mocuana, de unos 7 metros de altura, donde nos podemos refrescar con sus heladas aguas.

En la zona de la Fundadora encontramos varias opciones para quedarnos a dormir y que ofrecen una variada oferta turística. Encontramos el eco albergue “Entre Brisas y Encantos”. En la finca se produce café y ofrece el servicio de eco albergue, senderismo, tour del café, cabalgatas y excursiones entre otros. Otra opción en la misma zona es La Finca Santa Enriqueta, que aparte de producir café, también produce hortalizas y flores.

En la zona del Goviado, nombre del cerro principal de la zona, una formación rocosa que sobresale entre los bosques, está situado en la zona norte de la Reserva. Aquí podemos visitar el Salto del Duende, una serie de saltos entre bosque de neblina. Podemos subir al Mirador de la Piedra del Amor o visitar la Peña del Goviado, mientras un guía local le cuenta la Leyenda del Príncipe del Gobiado. Ubicado en esta zona encontramos el eco albergue el Gobiado que nos ofrece además de alojamiento y alimentación la posibilidad de realizar el tour del café, senderismo y cabalgatas entre otros.

En esta zona se pueden realizar 3 senderos (del más largo al más corto) sendero el Congo, sendero el León y sendero el Jilguero.

En la Hacienda Santa Maura se encuentra la Estación Biológica “Juan Roberto Zarruk” de la Universidad Centroamericana (UCA) que es un centro dedicado a la promoción de la investigación de la biodiversidad, que ofrece un entorno ideal para encuentros y retiros.

En la zona este de la reserva encontramos el área de La Trampa-El Volcán, que ofrece a sus visitantes alojamiento en la Finca Volcán Grande.

En el sector La Esmeralda, son varios los atractivos a visitar. Existe en la Finca San Benito un Orquidiario y un zoocriadero de tilapias y guardatinajas. Uno de los encantos de este sector es son sin duda alguna sus saltos de agua. Encontramos el salto de Las Nuves, ubicado en la comunidad con el mismo nombre, y el Salto La Bujona, en la comunidad de la Esmeralda, mucho más conocido que el primero. Mientras caminamos des de la comunidad hacia el salto nos encontramos con numerosas aves y mariposas, después de cruzar el puente sobre el rio Jilgüina nos espera una escena digna de admirar, un salto con una caída de 40 metros de altura.

Dentro de este sector, en la zona del Cerro del Diablo, se pueden realizar 4 senderos (del más largo al más corto) sendero el Diablo, sendero el Quetzal, sendero La Pedrera y sendero La Mocuana.

En el sector de La Bastilla, situado en la zona noroeste media de la reserva, podemos visitar el cañón que se forma en la quebrada La Bastilla que tiene una longitud de unos 5 kilómetros de largo. El eco albergue la Bastilla ofrece servicio de alojamiento y comida, así como la posibilidad de realizar senderismo, tour del café y cabalgatas.

COMO LLEGAR?

Si viaja en vehículo propio desde la ciudad de Matagalpa tiene que dirigirse a la carretera hacia la ciudad de Jinotega y doblar en el empalme La Fundadora. Si viaja desde la ciudad de Jinotega debe tomar la carretera que se dirige a San Rafael del Norte y doblar hacia la derecha para tomar la carretera secundaria que bordea el Lago de Apanás y tomar alguna de las diferentes entradas hacia la reserva.

Si viaja en transporte público desde la ciudad de Jinotega debe de tomar un bus que se dirija hacia Pantasma y bajarse en el empalme Jilgüina.