Masaya Ciudad

comercial@travelguidenicaragua.com

Masaya Ciudad

Masaya

Masaya es una de las más importantes ciudades de Nicaragua. Situada al suroeste de Managua, de la que la separan apenas 28 km, y a 14 km al norte de Granada está situada a la orilla de la laguna del mismo nombre y a los pies del volcán Masaya -también llamado Popogatepe, “montaña que arde” en chorotega.

http://travelguidenicaragua.com/destinos/area-pacifico/masaya/restaurantes/la-mestiza-masaya/

Masaya, antiguamente llamada “Mazatlan”, palabra que deriva del idioma de los nahuas -una variante del náhuatl o pipil- y proviene de la palabra mazatl que significa “venado” y la partícula -tlan que denota “sitio o lugar”. Es decir, “lugar de venados”.

Fue construida por los conquistadores españoles junto a un poblado indígena llamado Monimbó. Nombre que es utilizado actualmente por la comunidad Indígena de Monimbo.

Es conocida como “Ciudad de las flores” y “Cuna del folklore nicaragüense”. Apodos que le fueron puestos por ser la ciudad donde se cultivan las flores que se venden al resto del país y por la naturaleza cultural de la ciudad, de donde han nacido varias danzas y bailes tradicionales así como la mayoría de las artesanías.

Los “Masayas” -habitantes de la ciudad- son muy conocidos por sus habilidades artísticas y a en la creación de las artesanías.

La situación de Masaya en Nicaragua hace que sea un importante nudo de comunicaciones en el transporte. Tiene una activa industria de manufactura de productos agrícolas, como tabaco (fabricación de puros) y procesamiento de fibras naturales. La producción artesanal es muy importante, se puede decir que es el centro de la artesanía nicaragüense, con un componente de cultura precolombina muy fuerte, se trabaja fundamentalmente la madera, el cuero, la cerámica, las piedras y los tejidos. Industrialmente se producen también; zapatos, productos de piel, jabón y almidón.

En ese sentido es muy interesante de conocer los distintos centros de artesanías y los pequeños talleres donde se elaboran piezas exquisitas. Muy recomendable en este sentido la visita al Mercado Viejo de Masaya, donde podrán conocer un bullicioso mercado nicaragüense especializado a las artesanías y a los productos turísticos. Es igual de interesante el mercado por su aspecto antiguo, aunque fue restaurado hace poco tiempo, se mantuvo un aspecto característico que nos remontará a años posteriores. Este está ubicado apenas a una cuadra de distancia del Parque Central.

También la visita al Mercado Nuevo es muy recomendable, donde se pueden hacer compras diarias y conocer de primera mano el quehacer diario de la gente. Además de ver los productos típicos locales.

Arquitectónicamente Masaya tiene bastante a ofrecernos. Sobresaliendo la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, ubicada en el Parque central de la Ciudad y edificada en el año 1750, es de gran interés al conservarse casi totalmente su estado original.

Así como la iglesia de San Jerónimo, que fue construida en 1833 y acoge la imagen del Patrón de Masaya, con uno de los campanarios más esbeltos de Nicaragua.

Merecen la pena visitar también las iglesias de San Juan, San Miguel y la de Magdalena, situada en el barrio de Monimbó.

El barrio de Monimbó merece especial atención por ser el lugar donde se ubican los indígenas de Monimbó. Situado al sur de Masaya y especializado en la fabricación de Artesanía, resulta imposible visitarlo sin adquirir alguna de las que se fabrican en los innumerables talleres de artesanos que se ubican en sus casas. Allí podréis adquirir a precios favorables las hamacas, zapatos, bolsos, obras de cerámica, etc. Además de conocer de primera mano como los fabrican.

Los indígenas del Monimbó son conocidos por su hospitalidad, así como respetados nacionalmente por su heroica aportación a la guerra nacional contra Walker en 1856, así como durante la ocupación norteamericana de 1912 o en la insurrección revolucionaria de 1978, que actualmente cada año se conmemora con una marcha.

La Fortaleza el Coyotepe: Situada en la entrada de la ciudad de Masaya viniendo desde Managua y emplazada en una colina desde donde se observa toda la ciudad, la fortaleza fue construida a finales del S XIX y puede visitarse por una simbólica suma que se paga al entrar. Además de apreciar las bonitas vistas, en El Coyotepe se puede palpar la historia nicaragüense reciente de primera mano. Fue escenario importante durante las guerras de principios del siglo pasado, pero es tristemente célebre por haber sido la cárcel de los presos políticos, revolucionarios y opositores al régimen Somocista, caracterizado por la práctica de las más viles atrocidades con las personas.

Otro sitio muy interesante y de muy agradable vista es el Malecón de Masaya, un paseo desde donde disfrutar de unas preciosas vistas hacia la Laguna de Masaya, con el fondo del Volcán Masaya. En el paseo también se pueden encontrar varios puntos de venta de artesanías y hamacas.

La antigua Estación del Ferrocarril, construida en 1926 y ahora rehabilitada como escuela Taller, es de interés para conocer la historia del país que vendió su ferrocarril en los años 90.

Las fiestas en Masaya:

El calendario de celebraciones de Fiestas en Masaya está muy tupido, de manera que es muy fácil que coincida su visita con alguna fiesta local. Sobre todo si coincide vuestra visita con alguna de las típicas festividades católicas.

El 6 de enero se festeja el Pase del Niño Dios. En semana Santa las fiestas se inician en domingo de San Lázaro, durante el cual los feligreses llevan sus mascotas a ser bautizadas a la iglesia y continúan diariamente hasta terminar la semana santa. En Abril se festeja en honor al Señor de los Milagros. En Mayo la fiesta de la Cruz y en junio, julio y agosto todos los santos de la corte celestial así como las vírgenes, aunque de menor interés.

Las fiestas más importantes se dan el 30 de septiembre y son en honor al patrón de San Jerónimo. En ellas se organizan muchísimas actividades así como procesiones llenas de flores, actos culturales, bailes folclóricos, etc.

Durante todas las fiestas de Masaya, los locales utilizan los característicos disfraces del Toro-Venado. Sobre todo en la época de Carnavales, donde cada vez son más conocidos a nivel nacional.

El Toro-venado:

Entre los actos folclóricos que han nacido en esta tierra destaca por su singularidad “El Toro venado”. Nació como una procesión por una promesa al santo patrón de la ciudad, San Jerónimo, y al poco tiempo se convirtió en un carnaval. La procesión, en la que se sigue sacando la venerada imagen, es un desfile de disfraces donde sólo participan hombres, muchos de ellos disfrazados de mujer. La unión de las costumbres ancestrales con las cristianas han dado lugar a esta expresión cultural que está especialmente arraigada en la comunidad indígena de Monimbó que ocupa el populoso barrio del mismo nombre. En su vertiente más auténtica, en la indígena, el Toro-venado parece tener una expresión de burla contra el conquistador español.

Fiesta de los Agüizotes: La Fiesta de los Agüizotes o simplemente “Los Agüizotes” es una celebración tradicional nicaragüense realizada anualmente como una tradición propia de los habitantes de la ciudad de Masaya desde mediados del siglo XX y que tiene lugar el último viernes del mes de octubre, con una previa en la noche de jueves con la tan esperada “Vela del Candil”.